29/03/2011 – De l’Encantà a l’Infern: fluye la primavera

Con la primavera llegó la lluvia, y la savia de la vida fluye de nuevo por las arterias de Perputxent. Los chopos apuntan sus primeras hojas y las más tempranas flores van despertando a la calidez de una nueva estación.

Fluye la primavera

LlueveLa lluvia llegó moderada, constante, como una bendición para el campo, y al verla caer tan apacible tomé la cámara y salí a su encuentro. Después de fotografiar los demonios de Benicadell, mi siguiente reto era reflejar un instante de lluvia. No resulta sencillo capturarlo cuando cae la llovizna, pero estando en el barranco de la Encantada el calabobos arreció y el aguacero me brindó la oportunidad que tanto ansiaba. Fueron apenas unos segundos, lo que tarda en pasar una nube, pero el resultado bien mereció el remojón que supuso mi osadía. Afortunadamente, el momento me sorprendió con la composición resuelta y la cámara montada sobre el trípode. El encuadre estaba claro: en la parte inferior de la imagen, la lámina de agua ayudaría a reflejar tan especial momento, permitiendo que la lluvia chapoteara en el estanque; en la mitad superior, las zonas más oscuras del paisaje posibilitarían capturar la cortina de agua, como así fue.

.

Detalle Detalle 1 Detalle 2

.

Después del chaparrón, la superficie del estanque tornó un espejo y el murmullo del agua que mana regresó de nuevo a l’Encantà.

Estanque de l'Encantà tras la lluvia

La vegetación escurría los goterones de una llovizna que no dejaría de caer en todo el día, saturando los colores de un paisaje donde los perfiles de Benicadell se antojaban borrascosos y hasta el Serpis -contradicciones irónicas de la vida- semejaba vestido de primavera.El río Serpis y el valle de Perputxent

En la boca del barranco de l’Infern, el castillo de Perputxent se fundía con la niebla que descendía de las cumbres: un regalo para los sentidos.

Castell de Perputxent

Estrechado contra las paredes calizas de Benicadell y la Safor, el Serpis bajaba cantarín entre las rocas desprendidas de las alturas. En ese punto del congosto todo se movía: el río, las nubes, la lluvia, las copas de los árboles… Cuando los elementos se muestran tan inquietos no conviene contradecirlos: mejor permitir que se expresen, que aúllen, que fluyan.

Barranco de l'Infern en movimiento

.

26/03/2011 – La Historia en directo (II): Benefarez después de la conquista

Con el único propósito de leer entre líneas y extraer de ellas cuanto pueda ser de utilidad para conocer la forma de vida de la época, transcribo a continuación la carta puebla otorgada por Ramón de Riusec, señor de Perputxent, a diez cristianos para que se establecieran en Beniarrés, así como un extracto de su traducción contenida en el artículo El señorío de la vall de Perputxent (siglos XIII-XIV) de Enric Guinot Rodríguez.

Beniarrés

Valencia, 25 de abril de 1275
Ramón de Riusec otorga carta puebla a diez cristianos de Beniarrés
Archivo Histórico Nacional, Órdenes Militares, Montesa, Pergaminos, Carpeta 519, nº 358-P


In Christi nomine et eius gratia et ad honorem beatissime Virginis Marie, matris sue. Sit omnibus notum quod ego, Raymundus de Rivo Sicco, civis Valentie, per me et omnes meos, trado et stabilio ad bene laborandum, excolendum, plantandum et meliorandum decem populatoribus scilicet vobis Berengario Dezroger et Petro Dezroger, filio vestro et Geraldo de Rexach et filio vestro Arnaldo Geraldi, pro uno, et vobis, Raymundo de Rayg et Guillermo Geraldi et Boneto de Balasch et Petro Morlani et Romeo Dezroger et Dominico de Gironda et Arnaldo de Benuçes et vestris perpetuo, ad tascham, decimam et primiciam, totam alqueriam meam de Benefarez cum omnibus terminis suis et pertinentiis, que est apropriata termino de Perpunxen quam habeo titulo emptionis quam inde feci a domina Teresia Egidii de Vidaure et filiis suis. Ita quod totam vestram residentiam ibi faciatis perpetuo et dividatis eam inter vos ad vestram voluntatem et concedo vobis et vestris perpetuo domos unicuique vestrum ex illis videlicet que nunc ibidem sunt facte et omnes illas etiam que ibi facere volueritis iuxta voluntates vestras. Item dono et concedo vobis et vestris perpetuo, scilicet unicuique vestrum, singulas fanecatas terre in regadivo eiusdem pro orto, quas domos et quas fanecatas ortorum habeatis vos et vestri semper franchas absque omni censu et tributo, set e tota alia terra eiusdem detis inde michi et meis legaliter perpetuo tascham scilicet omnium fructuum et expletorum, tam terre quam arborum que dari tenentur et pro ut consuetum est dari in regno Valentie, scilicet de toto blado in area triturato et nitido, et de vindimia collecta in vineis, et de olivis collectis, et de ficubus siccis et sadonatis et de amendulis collectis et ex aliis fructibus et expletis que dari debeantur et consuetum sit dari in regno Valentia. Item, detis inde ecclesie decimam et primiciam suam omnium fructtum et explectorum terre et arborum eiusdem et ex toto bestiare et nutrimento similiter pro ut statutum est in regno Valentie ex hiis omnibus tantum videlicet que dari tenetur decima et primicia et non de aliis. Et retineo ibi michi et meis perpetuo turrim eiusdem alquarie cum domibus in circuitu eiusdem turris, et alfondech, et unam jovatam terre pro vinea in secano eiusdem. Et teneamini me et castrum meum de Perpunxen predictum, et bona mea eiusdem, custodire et defendere pro posse vestro ad bonum sanum intellectum. Et nunquam teneamini michi nec meis dare peytam aliquam neque questiam excepto host et cavalcatam, que michi et meis facere teneamini si dominus rex host vel cavalcatam petierit in Valentia et me personaliter oportuerit ire in eadem. Et sic, vos et vestri dictam alcheriam totam ab integro cum omnibus terminis suis, introitibus, exitibus, domibus, ortis, terris heremis et populatis, arboribus, cequiis, aquis, erbis, pascuis, lignis, lapidibus et venationibus et suis omnibus aliis tenedonibus, pertinentiis et proprietatibussuis universis et singulis infra se et extra se competentibus et competituris quoquomodo semper habeatis et ipsam vobis et vestris perpetuo dono, trado et stabilio ut predicitur, ad habendum, tenendum, possidendum, explectandum et etiam ad dandum, vendendum, impignorandum, alienandum et ad omnes vestras vestrorumque voluntates libere perpetuo faciendas, exceptis militibus atque sanctis, salvo tamen semper michi et meis toto dominio meo et tascha mea, fatiga, iure, et laudimio in omnibus et per omnia ad forum Valentie. Et salvis etiam michi et meis omnibus retentionibus meis ut predicitur, et ecclesie decima et primicia sua, exceptis domibus predictis et ortis vobis concessis, de quibus nichil dare teneamini unquam, set non possitis ea vendere vel aliter dare nec alienare sine altera hereditate quam ibi habeatis, tamen ex ipsis domibus et ortis nunquam dare teneamini fatichas nec laudimia vel aliqua alia servitia. Quodquidem stabilimentum cum omni suo melioramento facto et faciendo, promitto semper vobis et vestris salvare et defendere sub predictis conditionibus, contra omnes personas ad forum Valentie, sub obligatione bonorum omnium meorum ubique. Ad hec autem, nos, Berengarius Dezroger et Petrus Dezroger et Gueraldus de Rexach, et filius eius, Arnaldus Geraldi et Raimundus de Raig et Guillermus Geraldi et Bonetus de Balasch et Petrus Morlani et Romeus Dezroger et Dominicus de Gironda et Arnaldus de Benuçes, per nos et omnes nostros, recepimus a vobis, predicto stabilitore, dictum stabilimentum in forma predicta et sub conditionibus antedictis sub obligatione eiusdem stabilimenti et omnium aliorum bonorum nostrorum ubique. Et ut presens instrumentum maiorem obtineat firmitatem, sigillo mei, predicti Raymundi de Rivosicco, feci roborari cereo pendenti. Quod est actum Valentie, in domibus eiusdem Raymundi de Rivosicco, septimo kalendas madii, anno Domini millesimo ducentesimo septuagesimo quinto.

Sig + num Raimundi de Rivosicco. Sig + num Berengarii Dezroger. Sig + num Petri Dezroger, filii eius. Sig + num Geraldi de Rexach. Sig + num Arnaldi Geraldi, filii eius. Sig + num Raimundi de Raig. Sig + num Guillermi Geraldi. Sig + num Boneti de Balasch. Sig + num Petri Morlani. Sig + num Romei Dezroger. Sig + num Dominici de Gironda. Sig + num Arnaldi de Benuçes, predictorum nos omnes qui predicta laudamus, concedimus et firmamus. Testes huius rei sunt Guillermus de Rocha, Martinus de Fontes, Bernardus Dezpoal, Martinus de Cidreles, Guillermus de Plano et Vitalis de Sancta Maria et Peretonus Pauli. Sig + num Petri Pauli, notarii publici Valencie, qui hec scribi fecit cum suppraposito in IXª linea ubi dicitur semper habeatis et ipsam.

Castell de Perputxent

Ramón de Riusec, señor de Perputxent, entrega tierras y casas en la alquería de Beniarrés a diez pobladores cristianos “para ser bien trabajadas, cultivadas, plantadas y mejoradas (…) de modo que toda vuestra residencia la hagáis allí a perpetuidad y la dividáis entre vosotros a vuestra voluntad, y os doy a vosotros y a los vuestros a perpetuidad casas para cada uno de aquellas que ahora hay allí mismo, y también de todas aquellas que allí queráis hacer a voluntad vuestra. Asimismo, os doy y concedo a vosotros y a los vuestros a perpetuidad una hanegada de tierra de regadío como huerto, estas casas y hanegadas de huertos las tendréis vosotros y los vuestros siempre francas, incluso de censo y tributo, pero de toda la otra tierra del mismo me daréis en donación a mí y a los míos legalmente, a perpetuidad, los censos de todos los frutos y cosechas tanto de la tierra como de los árboles que debáis dar tal y como es costumbre dar en el reino de Valencia, o sea, de todo el trigo trillado y limpio de la era y de la uva vendimiada de las viñas y de las olivas recogidas y de los higos secados y sazonados y de las almendras recogidas y de los otros frutos y cosechas que hayan de ser dados y sea costumbre dar al reino de Valencia.” Retiene para sí “perpetuamente la torre de la mencionada alquería con las casas alrededor de la misma y la fonda (almudín: mercado, lonja) y una jovada de tierra de viña en el mismo secano y conservaréis para mí mi castillo de Perputxent ya mencionado y custodiaréis y defenderéis mis bienes al leal saber y entender, como si fueran vuestros. Y nunca estaréis obligados a darme a mí y a los míos ninguna peita ni questia excepto hueste y cabalgata que estaréis obligados a darme a mí y a los míos si el señor rey me pidiera hueste o cabalgata en Valencia y hubiera de ir personalmente a ella. Y así, vosotros y los vuestros siempre tendréis toda la mencionada alquería en su totalidad con todos sus términos, entradas, salidas, casas, huertos, tierras baldías e incultas, árboles, acequias, aguas, hierbas, pastos, leña, piedras y caza y para todos y cada uno sea quien sea lo que tenga o tuviera competencia dentro y fuera de ella (…)”.”

Según Josep Torró, el orden en el que se enumeran los cultivos en el documento “se nos antoja de importancia decreciente, en el que el primer lugar lo ocuparía el grano, seguido de la viña, el olivo, las higueras y los almendros. Esta impresión la confirma en cierta manera la venta de una heredad efectuada en 1285 en la alquería de Benillup, en el mismo valle de Perputxent, en la que se precisa tam panis quam vinis (AHN, OM, perg. 432 p.). Los cereales y la viña debieron pues representar la principal producción en este tramo del riu d’Alcoi”. Asimismo, las hanegadas de tierra de regadío que se entregaron como huerto nos muestra la importancia que tenían los productos hortícolas en la alimentación.

Beniarrés y Benicadell desde la Albureca

El documento menciona una torre en el interior de la alquería, así como la existencia de una fonda. Respecto de su ubicación nada se sabe, pero es de suponer que el Benefarez musulmán se asentara en la parte superior de la colina (por motivos defensivos y de baja productividad del suelo) y no sería de extrañar –por ser práctica habitual- que los cimientos de la torre musulmana se encuentren debajo de la ermita que corona esta cota. Es de suponer que las hanegadas de tierra de regadío se situaran en la parte baja de la alquería, próximas a alguna balsa de riego. Asimismo, es muy probable que la fonda se encontrara junto al camino que llevaba al valle de Albaida por el actual puerto de Salem.

BIBLIOGRAFÍA

  • El señorío de la vall de Perputxent (siglos XIII-XIV), de Enric Guinot Rodríguez. Historia Medieval, Anales de la Universidad de Alicante, nº4-5. Alicante (1986)
  • Geografía Histórica del Tratado del Pouet (1245): poblamiento y territorio, de Josep Torró. Memoria de Licenciatura. Valencia (1987)

.

21/03/2011 – El Infierno de Benicadell: la intrahistoria

A menudo las imágenes impactan por su composición, por su colorido, por el momento que recogen, pero rara vez llega al espectador su intrahistoria, la intención que el fotógrafo perseguía con su toma. Este es el caso de la imagen que aquí se presenta, una fotografía que no resulta casual, que ha sido insistentemente buscada para ilustrar un hecho acontecido mediado el siglo XIII: la batalla por el control del castillo de Benicadell. 

El Infierno de Benicadell

Sobre el episodio en cuestión ya se habló en la entrada 21/05/2009 - Incursión en los territorios de al-Azraq: la batalla de Binnah Qatal; se trata de la contienda que las huestes de Jaime I libraron contra los hombres de al-Azraq por el control del castillo de Benicadell, una batalla que por la importancia del enclave y por las consecuencias que de ella se derivaron se intuye feroz. No resulta sencillo resumir en una imagen lo que allí pudo acontecer setecientos sesenta años atrás, máxime cuando el castillo ha sido arrasado y ésta no puede recoger ni siquiera sus ruinas; pero las cresterías de Benicadell son un castillo de roca por sí solas y desde que leí lo que la Crónica de Jaime I cuenta sobre la batalla que allí tuvo lugar que anduve detrás de una foto como esta. Varias veces aguardé que Benicadell escupiera sus demonios, que me brindara un crepúsculo infernal. A poco que la tarde se nublaba, tomaba el equipo y marchaba al lugar escogido para la toma; sin embargo, tantas veces como marché regresé de vacío. Era cuestión de perseverar…

Esta es mi versión de la batalla por el castillo de Benicadell, mi particular homenaje a Ibn Baṣṣāl y a cuantos murieron en Binnah Qatal por defender su tierra, sus gentes, su causa. Que Allah, loado Sea, los honre y se apiade.

.

17/03/2011 – A vueltas con “lo feyt de Rogat”

 

...Y respondimos al rey de Castilla que nos extrañaba mucho
que él nos pidiera una cosa que iba en perjuicio nuestro,
que bien sabía que al
Azraq nos había hecho mucho mal y daño en nuestra tierra
y que había venido a Nos y nos había dicho que quería hacerse cristiano
y tomar una parienta de Don Carroz por mujer;
y yendo Nos cabalgando, por la noche, a un castillo de moros que él tenía, llamado Rugat,
intentó traicionarnos porque nosotros sólo éramos treinta y cinco caballeros,
y él nos intentó sorprender con siete emboscadas de moros,
con gran rumor de cuernos y añafiles, y con muchos ballesteros que tenía, y con adargas.
Y, si no hubiera sido porque nuestro Señor nos ayudó contra él, nos habría muerto y confundido,
y aún así capturó y retuvo dieciocho cristianos que habíamos enviado
para que establecieran una torre más allá del castillo…

(Crónica de Jaime I, 375)

.

Castell de RugatSi existe un acontecimiento oscuro que el Llibre dels Fets encubre, éste es, sin duda, lo feyt de Rogat [1]. Jaime I lo menciona en el capítulo 375 de su Crónica a colación de la tregua que Alfonso X de Castilla le solicitó en favor del wazîr al-Azraq, el mismo que desde el otoño de 1247 acaudillaba una revuelta en los valles más septentrionales de la actual montaña alicantina. Sin embargo, pocos datos ofrece el rey que permitan fechar el intento de regicidio que, de prosperar, hubiera cambiado el curso de los acontecimientos, y las dos veces que lo refiere en su Crónica lo hace de modo indirecto, con el único propósito de destacar la condición traidora de quien lo tramó.

Es muy posible que la emboscada que buscaba matar al rey se produjera en las inmediaciones del castillo de Rugat (valle de Albaida – Valencia), pero más probable aún resulta que el intento de magnicidio se urdiese al otro lado de Benicadell, en Perputxent, y que la atalaya de Almaraién jugara un papel destacado en el seguimiento de la hueste que acompañaba al monarca cristiano.

Castell de Rugat

Presento a continuación un artículo que he documentado al respecto de la emboscada de Rugat, donde se analiza el contexto histórico y se ofrece una hipótesis cronológica. Para leer y/o descargar el artículo haz click sobre la imagen. 

02

.


[1] Así refiere el capítulo 356 de la Chronica o comentaris del gloriosissim e invictissim Rey en Jacme Primer Rey d'Aragó, de Mallorques e de Valencia compte de Barcelona e de Montpesler el intento de magnicidio que sufrió el rey Jaime I por parte del wazir al-Azraq: (…) car anch sarray nons trenca fe quens hagues promesa per rao de castell quens hagues promes de retre de Lançrat en fora en lo feyt de Rogat (…)

.

14/03/2011 - Fortificaciones en el valle de Perputxent

.

I no hi ha hui, davall de Déu, un lloc tan deleitós com és la ciutat de València i tot aquell regne; i té ben bé set jornades de terra de llarg. I si Déu vol que el conqueriu -i ho voldrà-, haureu conquerit la millor cosa de llocs deitosos i castells forts que hi haja al món. I jo us diré el que a mi em sembla: si us aconsellara que anàreu a assetjar un castell fort, us donaria un mal consell, perquè ben bé n'hi ha quaranta o cinquanta que, mentre tinguen menjar, ni vós ni tot el vostre poder no els podríeu pendre (...)

Jaume I (Llibre dels Fets, 128)

 

 

.

..

.

.

 

Antes de incursionar los dominios de al-Azraq tuve la ocasión de leer un magnífico artículo de Josep Torró, titulado: Fortificaciones en yibal Balansiya. Una propuesta de secuencia. Bajo esta denominación –«montañas de Valencia»– se identificaron en su día buena parte de los valles de las actuales comarcas de la Vall d’Albaida, la Safor, el Comtat, l’Alcoià, la Marina Alta, la Marina Baixa y l’Alacantí, esto es: la zona montañosa comprendida entre Játiva y Alicante, y desde Alcoy hasta el mar. Estas comarcas de complicado relieve ofrecían la mayor concentración de fortificaciones en tiempos de la conquista jaimina: según Torró, unas 97 fortificaciones andalusíes entre castillos, torres de alquería y otras fortificaciones menores pudieron entrar en juego en el momento de la conquista feudal, lo que representa una densidad de un punto fortificado cada 38 kilómetros cuadrados.

Relleu

Esta elevada concentración castral ha dado lugar a no pocas teorías por parte de algunos investigadores acerca de una posible planificación estratégica en la construcción de esta «red de castillos». A este respecto -y aún admitiendo la necesidad de una conexión visual directa entre fortificaciones en la transmisión de mensajes locales-, Torró discrepa que la disposición de los castillos obedezca a un plan estratégico de defensa territorial, y defiende que esta supuesta red no respondía a una concepción de conjunto ni había sido erigida en su totalidad en un momento concreto, sino que la construcción de la mayoría de estas fortificaciones se produjo en vísperas de la conquista feudal por iniciativa de las aljamas y, por tanto, al margen del aparato estatal: las crónicas de la conquista (…) evidencian el carácter de los castillos como refugios colectivos defendidos colectivamente por unas aljamas conscientes de lo que hay en juego: ante todo, la resistencia sostenida en las fortificaciones evita la reducción a cautividad de los campesinos en el transcurso de las cabalgadas feudales y su posterior venta en los mercados de esclavos; asimismo, permite capitular con un margen de negociación, evitando una expulsión general, al menos de forma momentánea.

Dado que las fortificaciones no representan una necesidad constante para las comunidades rurales, es de entender que éstas surgieran como respuesta a unas urgencias defensivas y/o circunstancias históricas muy concretas que permiten su identificación cronológica y, por tanto, admiten una razonable diferenciación tipológica. A este respecto, presenta una propuesta de secuencia fundamentada en cuatro estadios claramente distinguibles en el registro arqueológico, a saber:

1. Recintos primitivos o pre-califales (hasta c. 930).

2. Fortines estatales de la época califal (c. 930-1000).

3. Castillos de la época taifal (siglo XI).

4. Fortificaciones de la pre-conquista (ultimo tercio del s. XII y primero del XIII).

Rugat

Expresa que las fortificaciones anteriores al siglo XI, con todo, no deben representar mucho más de un 10% del inventario total andalusí en esta región, cuya mayor parte debe datarse en el periodo previo a la conquista feudal. Respecto de las dos últimas tipologías, propone ocho criterios para su diferenciación:

Castillos de época taifal (s. XI)

Fortificaciones pre-conquista (ss.XII-XIII)

Castillos enriscados, normalmente sobre cumbres absolutas

Castillos situados sobre espolones y elevaciones relativamente pequeñas o a media pendiente

Castillos alejados de zonas cultivadas

Castillos cercanos o inmediatos a los campos

Topografía irregular, con pendientes fuertes y bruscos desniveles interiores

Plataformas elípticas, llanas o de pendientes poco pronunciadas

Articulación en dos niveles muy diferenciados; reducto superior (torre, celoquia) y recinto o zona inferior, aunque a veces ésta no existe

Escasa diferenciación topográfica en la distribución interior del espacio

Cierres amurallados incompletos y bastante sencillos, acoplados a los desniveles y desprovistos de dispositivos específicos de flanqueo

Recintos completos, abastionados con torres o en cremallera, provistos frecuentemente de antemural, ingresos acodados y otras soluciones defensivas

Superficies generalmente pequeñas por debajo de los 800-1000 metros cuadrados en los espacios inferiores

Superficies grandes, por encima de los 1000 metros cuadrados, superando incluso la media hectárea

Ausencia aparente de construcciones interiores

Detección de abundantes construcciones interiores en los castillos excavados

Hallazgos de cerámica decorada en verde y manganeso

Ausencia de cerámica decorada en verde y manganeso

Hasta donde conocemos, el valle de Perputxent (con la actual división territorial) disponía de varias fortificaciones. La más antigua e importante de todas era el castillo de Benicadell, del que sabemos que fue reconstruido en tiempos del Cid (s.XI), aunque dada su importancia estratégica es muy posible que se erigiera en época califal, e incluso que fuera anterior. Lamentablemente, esta magnífica construcción fue arrasada en algún momento posterior al siglo XIV.

Guatleró y Benicadell

La Cova dels Nou Forats era, con toda probabilidad, un granero fortificado. Aunque el yacimiento está pendiente de estudio, los vestigios cerámicos encontrados en una de las cavidades superiores arrojan una cronología entre los ss. XI-XIII. Esta fortificación menor ofrecía refugio a los habitantes de Benitariq y, muy posiblemente dada su proximidad, a los de Benillup.

Cova dels Nou Forats

De la torre de Beniarrés sólo se sabe que existió en el siglo XIII, y que estaba rodeada por las casas que conformaban la alquería musulmana. No sabemos su ubicación exacta, pero parece lógico pensar que se encontrara en lo más alto del cerro. Se trataba pues de una torre de alquería de las muchas que se construyeron en vísperas de la conquista feudal.

El castillo de Perputxent y el fortín-atalaya de Almaraién debieron levantarse en la misma época que la torre de Beniarrés. Personalmente, me inclino a pensar que se construyeron en el primer tercio del XIII, a raíz de las noticias sobre la conquista de Mallorca y el más que previsible avance feudal hacia el Sur. Las incursiones realizadas por Alfonso II de Aragón (en 1172, 1177 y 1179) sobre Játiva, que llegaron incluso hasta Murcia, y las razias que realizaron algunos nobles en busca de botín y cautivos por estas mismas fechas, aunque ciertamente atemorizadoras, no parece que afectaran a estos territorios tan abruptos. Así, ante la agresión feudal que se avecinaba proliferaron todo tipo de construcciones defensivas en las inmediaciones de las alquerías y zonas de cultivo. Como dice Torró: el miedo fue un gran resorte.

Almaraien

La excepcional densificación castral producida en la zona no resultó estéril: permitió resistir y negociar la permanencia, tras la conquista, de muchas aljamas en los valles meridionales del reino de Valencia, lo que también constituye una singularidad destacable. Si la administración almohade hubiera tenido medios coercitivos para emprender por su cuenta un programa constructivo de tal magnitud y asumir su mantenimiento, pocas dudas caben de que hubiera podido perpetuarse con mucho más éxito.

.

OTROS ENLACES EN ESTE BLOG

.

BIBLIOGRAFÍA

  • Fortificaciones en yibal Balansiya. Una propuesta de secuencia, de Josep Torró i Abad. Castillos y territorio en al-Andalus. Granada (1998)
  • Aproximación a las funciones de la Cova dels Nou Forats en el sistema defensivo de la vall de Perputxent durante las revueltas de al-Azraq (1247-1258): memoria de una ficción, de Justo Sellés. Revista de fiestas patronales de Beniarrés (2009)

.

12/03/2011 - Las lunas de Perputxent portada de la web de Noctámbulos

El artículo Circumpolar en l’Encantà ha sido portada de la web de Noctámbulos durante más de tres semanas. En todo este tiempo, cerca de un millar de internautas accedieron a este blog y tuvieron la oportunidad de conocer nuestra tierra, nuestra historia, nuestros paisajes. Y siguen entrando…

Noctámbulos

Sobre Noctámbulos ya he hablado en alguna ocasión. Se trata de un portal sobre fotografía nocturna y crepuscular donde los “Maestros de la Luz” nos enseñan a depurar la técnica para esta disciplina fotográfica tan complicada a la vez que agradecida. Y aconsejan bien porque en apenas un año he mejorado bastante la calidad de mis fotografías y hasta me he atrevido a redactar un tutorial de iniciación para realizar tomas circumpolares. Con el tiempo, cuando depure mi técnica, ofreceré una segunda entrega donde se recogerán otros aspectos más avanzados.

De vez en cuando, cuando se presenta un modelo de excepción, le dedico una pequeña sesión circumpolar. No hay que perder una buena oportunidad y el peral de Benillup me la ofreció.

La perera La perera circumpolar

La perera de Benillup

.

08/03/2011 – La leyenda de la Encantada (y III): hipótesis sobre su origen

.

I a l’entrada de la quaresma un sarraí que solia acompañar al-Azrac i era molt amic seu i l’aconsellava, ens envià un missatger. I el missatger fou un cristià que ens envià, amb el qual ell havia parlat en gran secret; i digué:

—Senyor, us saluda molt tal sarraí –i ens digué el seu nom– i us diu que si vós li feu mercé, ell farà que al-Azrac venga tot el pa que té, de manera que si vós el voleu atacar aquesta primera Pasqua, el trobareu sense queviures, que ell els hi farà vendre.

I nós li preguntàrem si aquell sarraí era conseller d’al-Azrac, i ell ens digué que sí, més que cap altre de la seua companyia. I podíem creure-ho, perquè no volia res del nostre fins haver-ho dut a bona fi, de manera que nós en fórem contents. I li diguérem:

—I ara digueu què és el que ell ens demana.

I ell digué:

—Us demana que li doneu tres-cents besants i quatre jovades de terra a Benimassor, i que li feu un document pel qual, si ell duu això a terme, vós li donareu els bessants i la terra (…)

.
(Llibre dels Fets, 373)

 

 

 

 

 

 

.

.

0254

Como ya expresé en una entrada anterior, La Encantada de la Camareta: antología e interpretación (revisión del tema) es un interesante artículo donde su autor revisa numerosos aspectos que confluyen en las leyendas de las Encantadas presentes en el sureste peninsular y, por extensión, en el resto de España. Uno de los muchos matices que estudia es la causa que originó el encantamiento (quebrantamiento de una promesa de matrimonio en unos casos, maldiciones…), aunque el autor reconoce que en la mayoría de las ocasiones no consta un motivo concreto. En la tradición oral de nuestra leyenda de l’Encantà nada se dice al respecto de los motivos del encantamiento, sólo que los moros dejaron encantada a una doncella custodiando la boca de una mina (entiéndase cueva) donde, al marchar, escondieron sus tesoros; sin embargo, el estudio de los acontecimientos históricos acaecidos en vísperas de la conquista feudal en el escenario inmediato al lugar donde surgió el mito aporta sugerentes datos que podrían ayudarnos a elucubrar sobre cómo pudo originarse tan fabulosa leyenda.
Barranc de l'Encantà
Supongamos que, como sugiere algún autor, el nacimiento del mito de l’Encantà coincidiese en el tiempo con el poblamiento cristiano de Planes. De ser así, su origen tendremos que buscarlo en el periodo inmediatamente posterior al destierro del wazir al-Azraq de nuestra tierra, hecho que acaeció en junio de 1258. Fijado de este modo el ámbito geográfico y temporal conviene analizar el marco histórico donde se desarrollaron los hechos que precedieron al exilio del wazir si queremos alcanzar las repercusiones que éstos produjeron en el lugar y la época donde sucedieron y que podrían constituir el origen del mito que nos ocupa.
Los capítulos 373-377 del Llibre dels Fets refieren con notable detalle la conspiración que sufrió al-Azraq por parte de uno de sus consejeros, una traición que provocaría el desabastecimiento de sus castillos y facilitaría su toma por parte de Jaime I. De la atenta lectura de estos pasajes se pueden extraer sugerentes conclusiones:
  • Castell de PlanesEn ningún momento Jaime I hace público el nombre del traidor de al-Azraq; sin embargo, sí ofrece sustanciosas pistas con las que alimentar el morbo, pues refiere que éste era alguien de su entera confianza y que, en recompensa por su traición, le solicitó 300 besantes y cuatro jovadas de tierra en Benimassot. Poco sentido tendría que el rey encubriese la identidad del traidor si el nombre de este fuera de dominio público (máxime cuando el Llibre del Fets se redactó años después), de lo que podría deducirse que la identidad del conspirador no trascendió en ningún momento, quedando en el ámbito privado. De haberse sabido su identidad, el traidor habría ligado su nombre al del wazir, como ha sud¡cedido con otros personajes mediocres de la Historia cuyo mayor logro ha sido traicionar o asesinar a otro de mayor renombre, aspecto este que refuerza lo anterior. Podemos imaginar las sospechas y habladurías que la traición del wazir suscitó entre quienes la vivieron de primera mano y aun entre los que la conocieron de oídas (entiéndase los pobladores que llegaron a Planes tras el destierro de al-Azraq). Una historia tan trascendente e intrigante donde todos los actores eran sospechosos de conspiración resulta muy proclive a la mitificación, sobre todo si quienes la fomentaron la conocían de oídas.
  • De ser cierto lo referente a los 300 besantes y las cuatro jovadas de tierra en Benimassot que el traidor solicitó al rey podemos estrechar el cerco geográfico sobre este término del Comtat colindante con el de Planes, donde es de suponer que el traidor tuviera sus vínculos afectivos y/o poseyera otras tierras. Además, la cuantía solicitada por tan importante traición resulta tan escasa que bien se puede argumentar que los motivos que movieron a la conspiración no fueron de índole económica.
  • También sabemos por la Crónica de Jaime I que el alcaide de Planes entregó su castillo al rey pocos días antes de iniciarse la campaña que terminaría con el destierro de al-Azraq.
  • Cuando el rey decidió lanzar su ofensiva contra al-Azraq reunió a sus huestes en Cocentaina. Podría haberlas convocado a ambos lados de los dominios del Moro, pero optó por montar su campamento en Cocentaina e iniciar su ofensiva desde el interior. Con esta disposición de las huestes cobra enteros la posibilidad de que la capitulación del castillo de Planes estuviera pactada antes de iniciar las hostilidades, pues Planes constituía la puerta para acceder al valle de Gallinera, donde al-Azraq se recluía.

Castell de Planes

Con estos antecedentes, existen variados indicios para suponer que la traición a al-Azraq se gestó desde Planes y, de ser así, no resultaría extraño que tan trascendente y misteriosa conspiración suscitara el interés de los nuevos pobladores hasta el punto de adaptar sus leyendas a los hechos acontecidos en los territorio recién conquistados.

No cabe duda que el exilio de al-Azraq supuso un hito, un punto de inflexión en el modo de vida de los andalusíes que quedaron en nuestra comarca, el inicio de una vida de sumisión donde el feudalismo lo penetró todo. No, no ofrece la menor duda que la memoria del insigne al-Azraq permaneció viva entre los musulmanes que aquí quedaron y, también, que los pobladores cristianos asentados en Planes tuvieron que conocer la oscura conspiración que terminó con el destierro de tan ilustre personaje.

Que la leyenda de l’Encantà y el destierro de al-Azraq tienen sus vínculos temporales y espaciales puede llegar a argumentarse; incluso los escasos documentos de la época nos permitirían elucubrar sobre la identidad de quien traicionó al wazir al-Azraq. Sin embargo, los motivos que llevaron al encantamiento de la doncella quedarán por siempre en la más absoluta de las oscuridades porque las leyendas, leyendas son.

.

BIBLIOGRAFÍA:

  • El Llibre dels Fets (cap. 373-377), de Antoni Ferrando i Vicent J. Escartí. Institució Alfons el Magnànim. Valencia (2008)
  • El mite de la fada dels tolls al barranc de l’Encantada de Planes de la Baronia, de Iván Carbonell i Iglesias. Revista Alberri, nº11 (1998). Centre d'Estudis Contestans.
  • La Encantada de la Camareta: antología e interpretación (revisión del tema), de Antonio Selva Iniesta. Antigüedad y cristianismo: Monografías históricas sobre la Antigüedad tardía. Murcia (1993)

.

05/03/2011 – Aš-šawkah aš-šahbā, Anagyris foetida L.

Anagyris foetida L.Al poco tiempo de incursionar los dominios de al-Azraq constaté la presencia de un arbusto en casi todas las alquerías y fortalezas que visitaba, una especie que, pese a la singularidad de sus frutos, desconocía por completo. Recuerdo que la primera vez que reparé en su existencia fue en el interior del castillo de Perputxent, al abrirme paso entre la maraña vegetal. Al rozarlas, sus hojas despiden un olor característico, aunque no tan fétido como reza su nombre científico (Anagyris foetida L.), al que después de tanto oler he terminado por acostumbrarme. Los frutos del arbusto en cuestión son unas vainas entre habas, algarrobas y judías que en un principio pensé que podían tener un uso alimenticio, si no humano cuanto menos para el ganado. Al medrar en las inmediaciones de las fortalezas andalusíes parecía claro que la especie estaba ligada a algún uso culinario propio de la cultura árabe y en esas estuve hasta hace poco, cuando leí un artículo de Josep Torró titulado Vall de Laguar. Asentamientos, terrazas de cultivo e irrigación en las montañas del Šarq al-Andalus: un estudio local, donde finalmente conocí su nombre científico. En una de las notas finales de este artículo se dice: Así, aš-šawkah aš-šahbā es el nombre que, en árabe andalusí, recibe la Anagyris foetida, un arbusto frecuente en el valle y de presencia habitual en las zonas de habitación de las alquerías.

Anagyris foetida L.

Una vez conocido su nombre científico, saber acerca de esta especie fue más sencillo. La Anagyris foetida L., conocida popularmente como “garroferet o bajoca de moro”, es un arbusto caducifolio, tóxico, de hasta 4 m de altura. Posee hojas trifoliadas que desprenden un olor que puede resultar desagradable. Presenta la peculiaridad de ser una caducifolia de verano: pierde las hojas al principio de la estación seca y le vuelven a brotar con las primeras lluvias del otoño. Florece en invierno (enero-febrero); sus flores son de un amarillo verdoso y sus frutos semejan pequeñas algarrobas de color verde. Como curiosidad y característica distintiva de esta especie, decir que se trata de la única planta que polinización ornitófila documentada en Europa.

Anagyris foetida L.

Sin embargo, lo más interesante es lo que sigue. Esta planta contiene anagirina, un alcaloide con propiedades eméticas, y citisina, que actúa como un depresor respiratorio que administrado en dosis elevadas produce la muerte por asfixia. Se ha utilizado en medicina popular, como purgante y antiasmático, pero su elevada toxicidad desaconseja su utilización como remedio casero. Hay quienes aseguran que esta planta se utilizaba durante la Edad Media para emponzoñar las puntas de las flechas, y plantean que su cultivo en al-Andalus respondiera a un uso militar, no sólo por sus propiedades tóxicas sino, también, porque este arbusto daba una excelente madera para armar ballestas. ¿Será por todo esto que la Anagyris foetida L. sólo medra en las inmediaciones de las fortalezas y alquerías andalusíes?

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...